Accesos directos:

En la calle

En el área metropolitana de Barcelona la forma más correcta de coger un taxi en la calle es dirigiéndose a la red de paradas que existe en todos los municipios o hacer una señal con la mano cuando se acerca uno libre. También se puede coger un taxi en cualquiera de las paradas de los centros comerciales, zonas de servicios o estaciones de viajeros.

Señal con la mano

Los lugares más adecuados para parar un taxi en la calle con la mano son los chaflanes. Hay que tener en cuenta que el conductor del taxi no puede hacer maniobras ni parar el coche en sitios que representen un peligro para la circulación.
Cuando un taxi tiene la luz verde encendida significa que se encuentra en disposición de coger pasaje. En caso contrario, en el cristal delantero está visible el indicativo de ocupado. 

Subir

Paradas de taxi

En el área metropolitana de Barcelona existen 274 paradas, 202 de las cuales están en Barcelona y el resto en los municipios metropolitanos. Todas las paradas están señalizadas y tanto usuarios como taxistas deben respetar las normas de funcionamiento y de encochamiento.

En las paradas, el usuario del taxi tiene el derecho de escoger el vehículo con el que desea recibir el servicio, salvo en los casos en que, por motivo de la organización o de la fluidez del servicio exista un sistema de turnos relacionado con la espera previa de los vehículos o cuando la incorporación de los vehículos a la circulación general esté limitada el primer vehículo de la parada.

En todos los casos, el derecho de escoger un taxi se deberá justificar por circunstancias objetivas como el aire acondicionado en el vehículo, el estado de conservación, la correcta limpieza, el sistema de pago del servicio o que el vehículo tenga el distintivo acreditativo de la validez de la revisión metropolitana ordinaria caducado.
  • Normas básicas de funcionamiento de las paradas

    El usuario de un taxi debe subirse al primer vehículo en orden de salida que haya llegado a la parada.

    En caso que varias personas reclamen simultáneamente el servicio de un mismo taxi, el conductor deberá seguir el orden de prioridades siguiente:

    • •Primero debe atender a las personas que se encuentren en la acera correspondiente al sentido de circulación.

    • Las personas con alguna disminución física, gente mayor, enfermos, mujeres embarazadas o personas con niños pequeños. Si ninguno de estos criterios es de utilidad, deberá optar por la persona de mayor edad.

    El taxista no puede negar el servicio a nadie, salvo si la persona que lo solicita muestra un evidente estado de embriaguez o de intoxicación por narcóticos, o porque el estado del usuario o su equipaje haga pensar que conllevará importantes daños en el vehículo.

    El conductor del taxi puede admitir, a su criterio, los animales de compañía que vayan con las personas que soliciten el servicio.

    El taxista jamás puede negarse a transportar perros lazarillo que acompañen a invidentes ni a cargar sillas de ruedas.

    En un radio de 50 metros de una parada los taxistas que circulen no pueden coger pasaje.

Subir